Oración para la noche.

Amado Dios, hoy como en cada noche me acerco hasta Ti con un corazón agradecido por tu amor y por tu bondad. Gracias Señor por cada uno de los momentos que viví en este día, gracias por todo lo que logré, por las ideas que tuve, por los proyectos que inicie y también por cada una de las cosas que aprendí.



Gracias Señor por haber cuidado de mí y también por haber cuidado de mi familia y gracias porque aunque hayamos tenido algunos momentos de duda o tristeza, son muchas las bendiciones que hay en nuestra vida y estamos seguros que con tu ayuda y compañía todo problema pronto tendrá una solución.

Amado Dios, en esta noche quiero poner mi vida y la vida de mi familia en tus manos. Por favor permite que sea una noche de paz, en donde podamos descansar nuestros cuerpos y nuestra alma, para mañana, si es tu voluntad, poder despertar para seguir dando lo mejor de nosotros.



Señor, por favor mira nuestras vidas, nuestros sueños y nuestras necesidades. Te pido que nos des salud, que nos des la sabiduría para solucionar nuestros problemas económicos, un corazón grande para perdonar y solucionar nuestros problemas con los demás y un alma noble para compartir nuestras bendiciones con los más necesitados.

Padre celestial, te pido también por aquellos que a esta hora no han podido probar un bocado de comida o por aquellas familias que no tienen un hogar donde descansar; por favor resguárdalos con tu amor, ayúdalos a solucionar sus necesidades y dales fe para que puedan aguardar por su gran bendición.

Amado Dios, en esta noche te alabo y te agradezco por todo lo que hoy me diste y porque sé que en esta noche estarás cuidándome y protegiendo mi hogar. Tú eres la meta hacia la cual quiero dirigir mi vida y sé que contigo a mi lado todo estará bien, Amén.


Hacer esta oración con devoción, gratitud y esperanza te permitirá acercarte a Dios para darle gracias a Dios por todas las bendiciones que las que Él colma tu vida y pedirle que sea tu fuerza, tu refugio y tu guía en cada noche y en cada nuevo amanecer.


Confía, Dios te ama y te dará una noche placida y bendecida, para que puedas descansar y mañana seguir en la senda que Él preparó para ti.