Hermosa oración para el mes de septiembre.

Amado Dios, quiero empezar esta oración agradeciéndote por el hermoso regalo de la vida, por mi familia, por mis amigos y por habernos permitido la dicha de despertar en este nuevo mes de septiembre. Es hermoso vivir cada día con la certeza de que Tú estás a nuestro lado librándonos del peligro, iluminando la oscuridad y aquietando las tormentas.



Señor, muchas gracias por todas las bendiciones que nos diste en el mes de agosto, gracias por nuestro hogar, por el techo que cobija nuestro sueño, por el pan que llevas a nuestra mesa y por cada una de las hermosas bendiciones que Tú nos das, aun sin merecerlo.

Padre celestial, Tú eres mi amigo, mi fortaleza y mi esperanza, Tú conoces mi vida, mis sueños y también mis necesidades, y es por esa razón que desde ahora pongo este nuevo mes de septiembre en tus manos.

Te pido que me des la inteligencia para solucionar todo aquello que me angustia, que ilumines siempre mi camino y que me ayudes a avanzar en paz y victoria.

Por favor mira mis intenciones y las intenciones de mi familia, cobíjanos con tu precioso manto y permite que en este mes se abran puertas, descubramos nuevas oportunidades y alcanzamos dicha, paz, felicidad y prosperidad.

Señor, en el inicio de este mes también te pido también por el mundo que tanto necesita de Ti. Te pido que donde haya ira seas Tú sembrando paz, que donde haya angustia seas Tú llevando calma. Por favor calma la furia de las tormentas, aplaca los desastres naturales y protege al necesitado o al que sufre alguna injusticia.

Amado Dios, te pido que este nuevo mes de septiembre sea de alegría, triunfos y bendición. Por favor ayúdanos, danos la fuerza necesaria para alcanzar nuestras metas y colma nuestros días de dicha, plenitud y prosperidad, Amén.


Hacer esta oración con ilusión, gratitud y alegría, te permitirá acercarte a Dios para darle las gracias por su amor, por haberte cuidado en el mes de agosto y por todas las cosas maravillosas que Él hace y que hará en tu vida.


Hoy empieza el mes de septiembre, confía y vive con alegría, pues Dios te ama y Él será guiándote, acompañándote y concediéndote las peticiones de tu corazón, Amén.