Hermosa oración para el lunes 31 de julio.

Amado Dios, es sorprendente con la celeridad que pasan los días. Pareciese que hace muy poco iniciábamos un nuevo año y hoy el mes de julio está llegando a su fin.



Padre celestial, en esta oración quiero darte gracias porque eres un Dios bueno y bondadoso que colma mi vida con hermosas bendiciones y regalos. Gracias porque en cada día de Julio pude sentir tu esplendida presencia en mi vida, gracias por las metas que se cumplieron, por las alegrías vividas y también por las tristezas que me ayudaron a ser fuerte y crecer.

Gracias por estar a mi lado celebrando los triunfos y gracias por ser mi fuerza y mi soporte en los momentos de tristeza; por favor permanece siempre a mi vera y llena mis horas con tu luz, pues si Tú estás conmigo, nada habrá de faltarme y de nada habré de temer.

Señor, en esta oración también quiero poner mi día, mis actividades y mis sueños en tus manos. Recurro a Ti porque estoy convencido que solo en Ti encontraré un gozo y una paz profundos e incomparables.

Por favor sé mi soporte y mi compañía a cada instante. Sé mi fuente de fuerza y esperanza y no permitas nunca que la desesperación, los problemas o los afanes de la jornada me impidan que me refugie y descanse siempre en Ti.

Te pido también que me des el pan de cada día y sobretodo, un corazón noble que palpite con toda la alegría y la esperanza necesaria para vivir en fe y regocijo.

Gracias Señor por cada hermoso regalo que me diste en el mes de julio; por favor permite que mañana al despertar mi amor y mi fe en ti hayan aumentado. Gracias por todas las maravillas que haces en mi vida, bendíceme a mí, bendice a quienes amo y por favor permanece con nosotros para sí poder tener un mes de agosto lleno de triunfo, dicha y bendición, Amén.


Hacer esta oración con devoción y mucha esperanza, te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por su amor, su compañía y las bendiciones que te dio en el mes de Julio y pedirle que sea el orientando tus pasos en este día que empieza y el mes que está a punto de llegar.


Vive con gratitud y alegría, pues Dios te cuido en julio y Él será guiándote y colmando tu vida en gloria y bendición en agosto.