Hermosa oración para el 1 de julio.

Amado Dios, hoy me acerco hasta ti y lleno de ilusión y devoción elevo esta oración para decirte: Gracias. Gracias porque tu hermosa presencia ilumina cada uno de mis días, porque tu luz siempre me guía por el buen camino y porque tus manos bondadosas siempre me dan todo cuanto necesito para vivir.



Gracias por darme tu paz, esa hermosa paz que escapa de toda comprensión humana y gracias porque sé que con tu compañía, cada día será mejor que el anterior.

Señor, hoy inicia el mes de julio y desde ahora quiero entregarte mis planes, mis anhelos y mis propósitos, para en tu nombre, poder encontrar el éxito, la prosperidad y la alegría que tanto anhelo.

Te pido que en este nuevo mes tu presencia sea conmigo y tu amor se manifieste en mi vida y la vida de las personas que amo. Por favor danos la fuerza necesaria para poder realizar nuestras actividades diarias con ilusión y alegría, ilumina nuestras mentes y danos sabiduría en cada decisión que debamos tomar.

Por favor mira nuestras intenciones y nuestras necesidades. Y si alguna dificultad se presentase, por favor danos la esperanza para no llenarnos de temor en los momentos de dificultad y danos la fe para saber que aunque la noche resulte muy oscura, con cada nuevo amanecer llegarán los cálidos y luminosos rayos del sol.

Amado Dios, en este nuevo mes de julio me refugio en Ti, pues estoy convencido que solo en ti podré encontrar gozo, paz y regocijo profundo. Por favor sé mi paz y mi compañía, líbrame de todo mal, de los problemas, de las injusticias y del enemigo malvado.

Señor, permite que en este mes de julio brillen en mi corazón la alegría, la esperanza, el bienestar, la paz y tu hermosa bendición en mi vida, mi hogar y mi familia, Amén.


Hacer esta oración con esperanza, devoción e ilusión te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por el mes de junio que ya termino y poner en sus manos tus planes y propósitos para el mes de julio y pedirle que sea Él dándote su luz, su guía y su protección.


Vive feliz y confiado, pon tus planes, anhelos y preocupaciones en las manos de Dios y pídele que te guíe y te acompañe en este mes de julio. Él te ama y nunca te dejará solo.