Hermosa oración para el 31 de mayo.

Amado Dios, el sol despunta por oriente, los primeros rayos de luz terminan con la oscuridad de la noche y el trinar alegre de las aves nos avisa que el último día del mes de mayo ha llegado.



Hoy quiero darte gracias por todos los beneficios que aun sin pedirte, Tú siempre me concedes. Gracias Señor por mi vida y por la vida de mi familia, gracias porque a cada instante podemos sentir tu maravillosa presencia y tu infinito amor, gracias por ser nuestro proveedor, nuestro guardián y nuestro amigo más fiel.

Gracias porque nos diste techo, sustento y abrigo y gracias porque fuiste nuestra compañía en las alegrías y nuestra fuerza en la dificultad.

Padre celestial, en esta oración quiero pedirte que seas Tú resguardándonos en este día y en el próximo mes de Junio. Hoy quiero dejar en tus manos nuestras cargas, nuestras necesidades, nuestros anhelos y también nuestros temores.

Por favor Sé Tú susurrándonos palabras de sabiduría y verdad, conforta nuestro corazón y danos la fuerza y la fe necesaria para salir siempre adelante.

Líbranos también de todo mal, de los lobos vestidos de ovejas, del odio disfrazado de amor y de la envidia disfrazada de amistad. Por favor guía nuestros pasos por caminos seguros y ayúdanos a llegar siempre sanos, salvos y felices a nuestro destino y a nuestras metas.

Permite también que tu amor e infinita bondad sea con todas aquellas personas que están enfermas, que están tristes o angustiadas y que tu intervención divina haga que la esperanza y la alegría florezca en toda la humanidad.

Amado Dios, gracias por permitirme llegar al final del mes de mayo con bien, gracias por cuidar de mí y de mis seres queridos, gracias por escuchar mi oración y gracias porque sé que de tu mano las más grandes y hermosas bendiciones están por llegar, Amén.


Hacer esta oración con gratitud e ilusión te permitirá acercarte a Dios, darle gracias por todos los regalos y bendiciones que Él te concedió en el mes de mayo y pedirle que siga siendo tu guía y tu compañía en el mes de junio que está por llegar.


Vive feliz, confía y vive con alegría, pues Dios te ama, siempre escucha tu oración y Él será concediéndote las peticiones sinceras de tu corazón.