Oración de fe en momentos de dificultad.

Amado Dios, hoy me acerco hasta Ti con mucha devoción y esperanza, pues sé que tu bondad no conoce límites y que quienes a Ti se acercan con fe, siempre encuentran respuestas a sus suplicas. Señor, me encuentro atravesando una situación muy difícil y solamente con tu ayuda podré salir adelante.




Por favor mira mi vida, mis intenciones, mis necesidades y dame la fuerza y la sabiduría que tanto necesito en este momento.

Ayúdame a tomar decisiones sabias, a elegir el camino correcto y a encontrar la manera de solucionar todo aquello que hoy me angustia.

Dame la serenidad que tienen los ríos ante los temporales, la fuerza de la roca que soporta la tormenta, la dulzura de la flor que reposa en los campos y las bases firmes de aquel árbol que aguanta los embistes de las tempestades.

Padre celestial, por favor bendice mis actividades diarias, permite que de mi boca solo salgan palabras de esperanza y que el trabajo de mis manos sea agradable para Ti.



No me dejes decaer y si en algún momento la tristeza o la desesperanza quisieran apoderarse de mi vida, por favor abrázame con tu amor y resguárdame en tu manto de luz, fe y esperanza.

Te pido que seas mi agua de vida y refresco, por favor toma mi mano y orienta mis pasos por caminos de dicha, calma y paz, permite que los días que vengan sean mejores y por favor nunca te apartes de mí, pues a cada instante necesito más de Ti.

Amado Dios, bajo tu dulce amparo pongo mi vida, a mi familia, a mi hogar y nuestras necesidades, pues sé que a tu lado nunca nos faltará nada, por favor bendícenos, protégenos, prospéranos y líbranos siempre de todo mal, Amén.


Hacer esta oración con devoción y esperanza, te permitirá acercarte a Dios para exponerle tus necesidades y tus anhelos y pedirle que sea Él quien te conceda aquella petición difícil que agobia tu corazón.




Confía y vive con fe y alegría, pues Dios te ama, sus promesas son ciertas y Él colmará tu vida de calma y bendición.