Hermosa oración para el 30 de abril.

Amado Dios, despierto en este nuevo día, lleno de ilusión y alegría para saludarte y darte gracias por todo tu amor y tu infinita bondad.



Gracias porque Tú siempre me cobijas bajo tus brazos y proteges mi vida y la vida de mi familia, gracias por bendecir nuestro hogar y gracias por darnos siempre todo aquello que necesitamos. Gracias por los alimentos, por la salud, por el hermoso regalo de la vida y ante todo, gracias por guiarnos en cada nuevo día por caminos de dicha y prosperidad.

Padre celestial, hoy termina el mes de abril y quiero darte gracias por todas las bendiciones que recibí y desde ahora quiero poner el nuevo mes de mayo en tus manos, para que seas Tú dándome de tu fuerza y tu sabiduría.

En este día te entrego mi vida, mis planes, todos mis anhelos y también mis afanes. En este día declaro que con tu compañía cada nuevo amanecer será de dicha y prosperidad y que en tu nombre, Mayo será un mes de victoria y alegría.

Por favor bendice cada una de mis actividades, dame coraje y fe para poder enfrentar mis batallas y permite que tu gracia y tu amor me acompañen siempre. Guía mis pasos por caminos de luz y de bien, apártame del enemigo mal intencionado, de todo mal y de todo peligro.

Te pido también que ilumines los corazones de la humanidad y que donde haya dolor Tú lleves alivio, que donde haya discordia Tú des paz, donde hayan dudas florezca siempre la confianza y que donde haya llanto seas Tú sembrando alegría.

Amado Dios, te saludo en esta mañana y te doy gracias por escuchar mi oración. Viviré este día con la fe y la confianza que solo da tu compañía y desde ahora declaro que mayo será un mes lleno de dicha y prosperidad, Amén.


Hacer esta oración con gratitud y esperanza te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por las bendiciones que recibiste en el mes de abril y pedirle que sea Él bendiciendo tu vida y protegiendo tus pasos en el mes de mayo.


Vive con alegría e ilusión, pues Dios siempre escucha tu oración y cada paso que des será en el destino de tu gran bendición.