Soy Jesús y necesito hablar contigo.

Amado hijo, la vida es hermosa, pero existen momentos que ponen a prueba nuestra fuerza y nuestra fe. No importa las circunstancias que estés atravesando, permanece firme y confía, pues fue mi voluntad que tú vinieras a este mundo y hoy es mi voluntad que tú seas una persona dichosa, prospera y plena.




Confía en mí, pues te amo con el amor más grande y puro del universo, y aunque la noche sea muy oscura, recuerda que siempre vendrá un nuevo amanecer.

No desesperes ante las dificultades, pues yo ya he visto tu vida y seré tu generoso proveedor.

No temas de la injusticia, pues yo estaré a tu lado protegiéndote de todo mal, tomando tu mano y guiándote por hermosos senderos de dicha y prosperidad.

Esfuérzate y da siempre lo mejor de ti. Siembra con amor la semilla de trigo, riégala todos los días y bríndale tus cuidados, pues aquella semilla que plantas hoy, habrá de ser tu cosecha de mañana.

No desmayes aunque la meta parezca lejana, recuerda que los grandes trayectos se recorren paso a paso y yo seré el verde oasis con fuentes de agua fresca donde podrás saciar tu sed.

Y si el mundo te dice que justo después de la tormenta llega la calma, recuerda que yo te digo que soy la verdadera paz, aun en medio de la tormenta. No decaigas en tu fe y sigue siempre adelante, pues yo seré dándole rumbo a tu vida y lo mejor aún está por venir.

Soy Jesús, el hijo de Dios y hoy necesito hablar contigo: quiero que sepas que siempre estoy a tu lado, rodeándote de amor, tomándote de la mano y buscando hacerte feliz. Guardando siempre cada uno de tus pasos e iluminando tu camino, porque te amé aun desde antes que nacieras y estaré contigo por toda la eternidad, Amén.


Dios te ama con el amor más grande y puro y Él siempre será velando por tu vida, tu felicidad y tu bienestar. Da lo mejor de ti cada nuevo día y sigue adelante con fe, pues aquello que hoy parece una prueba, es la base de una bendición.




Dios necesita hablar contigo y recordarte que siempre estará a tu lado. Confía y avanza cada día con ilusión y certeza.