Hermosa oración para el 1 de abril.

Amado Dios, la noche ya ha pasado, los primeros rayos del sol empiezan a entibiar la mañana y el canto alegre de las aves nos anuncia que un nuevo día y el nuevo mes de abril ha llegado.

Hermosa oración para el mes de abril.

Amado Dios, mi padre amoroso y amigo verdadero: hoy me presento ante ti, con un alma que desborda de fe y gratitud para decirte: GRACIAS porque me has traído al comienzo de un nuevo mes.

Hermosa oración para el 31 de marzo.

Amado Dios, hoy cuando el mes de marzo está llegando a su fin, me acerco hasta ti, con un corazón lleno de alegría y un alma desbordante de fidelidad para darte gracias por todo tu amor y tus hermosas bendiciones.

Oración a Dios para alcanzar dinero y prosperidad.

Amado Dios, empiezo esta oración diciendo que sería injusto no agradecerte por todas las cosas maravillosas que Tú me brindas cada día. Tú me das el excelso regalo de la vida, un cálido hogar donde descansar y nunca han faltado los alimentos en mi mesa.

Oración para poner tu día en las manos de Dios.

Amado Dios, en esta mañana me acerco hasta Ti lleno de alegría a darte gracias porque nos has concedido un nuevo día para vivir, construir, compartir y crecer en nuestra fe. Es hermoso despertar cada día y sentir la calidez de tu amor y presencia. Te pido que en esta nueva jornada mires mi vida y la vida de mis seres queridos, nuestros compromisos, nuestras intenciones y nuestros grandes anhelos.

Oración para la noche.

Amado Dios, la luz del sol ya ha cesado, la luna empieza a brillar en el cielo y el fulgor de las estrellas nos anuncia que la noche ha llegado. Gracias amado Dios porque a lo largo de este día estuviste conmigo guiando cada uno de mis pasos, orientando mis acciones, colmándome de sabiduría y ayudándome a cumplir con mis propósitos.

Oración por todos los niños.

Amado Dios, el día de hoy me acerco hasta Ti, seguro de que mi oración será escuchada, para elevar una plegaria sincera por todos los niños del mundo. Te ruego que seas Tú cubriéndolos con tu manto, los libres siempre de todo peligro, de las personas malvadas y de todo cuanto pueda dañarlos.

Soy Jesús y necesito hablar contigo.

Amado hijo, la vida es hermosa, pero existen momentos que ponen a prueba nuestra fuerza y nuestra fe. No importa las circunstancias que estés atravesando, permanece firme y confía, pues fue mi voluntad que tú vinieras a este mundo y hoy es mi voluntad que tú seas una persona dichosa, prospera y plena.