Oración para el lunes 7 de mayo.

Amado Dios, hoy me acerco hasta Ti para darte gracias por este nuevo amanecer que Tú nos has regalado, por tus cuidados, por tu misericordia, por tu amor incondicional y por estar siempre a mi lado dándome fuerza y protegiendo mis pasos. Es hermoso poder empezar cada día con la seguridad que da tu entrañable compañía.




Hoy inicia una nueva semana y con ella llegan 7 nuevos días en los que daré lo mejor de mí para poder alcanzar mis objetivos.

Señor, te pido que esta semana que inicia sea de mucha protección y bendición para mí y para los míos. Tú mejor que nadie conoces nuestras vidas, nuestra alma, nuestras necesidades más latentes y también sabes cuando tenemos tristezas o temores.

Te pido que tengas misericordia de nosotros y que en esta nueva semana seas Tú abriendo caminos de bendición y esperanza.

Por favor abrázanos con tu amor, llévate de nuestra vida cualquier preocupación y danos fuerza, valor y sabiduría para asumir nuestros retos de cada jornada. Toca también nuestro corazón para que nazcan en él los sentimientos de la empatía y la bondad, para así, poder servir a los demás con alegría y ser un humilde instrumento de tu obra.

Padre celestial, te pido que seas Tú tomándonos de la mano y ayúdanos a avanzar por verdes valles de paz, tranquilidad y con frescas aguas que nos aviven y calmen nuestra sed. Por favor abre aquellas puertas que aún están cerradas y ayúdanos a alcanzar aquellas peticiones por las que tanto te hemos clamado.

Amado Dios, gracias por escuchar mi oración y por la alegría de vivir una nueva semana. En este día dejo todo mi temor a un lado y pongo mi confianza en Ti, porque sé que Tú serás protegiendo mi vida, la vida de mi familia y cólmanos con tu amor, tu dicha y tu prosperidad, Amén.


Hacer esta oración con esperanza, devoción y alegría te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por todas las bendiciones con las que Él colma tu vida y la vida de tu familia y pedirle que sea Él guiando tus pasos y protegiéndote en esta semana que inicia, para así poder alcanzar las peticiones de tu corazón.


Confía, Dios te ama, Él nunca se aparta de tu lado y será tomando tu mano y llevándote por rutas de dicha y prosperidad.