Oración para el miércoles 22 de noviembre.

Amado Dios, hoy me acerco hasta Ti, lleno de emoción y alegría para darte gracias por este nuevo despertar, por tu infinita misericordia, por mi familia y por todas aquellas bendiciones que Tú nos das día tras día y que nos recuerdan tu bondad y tu inmenso amor.




Gracias también por cuidar de mi vida y guiar mis pasos; es hermoso sentir la paz de tu compañía y la certeza de tu presencia. Padre celestial, Por favor nunca te apartes de mí, pues sin Ti yo no puedo ser feliz.

Señor, quiero entregarte el día que comienza, mis planes y todos mis anhelos. Por favor ilumíname con tu radiante luz, tómame de la mano y guíame en cada paso que dé.

Por favor abre mis sentidos para entender los hechos que se presenten en mi camino, dame entendimiento para alcanzar mis objetivos y valor para superar las adversidades.

Amado Dios, en esta oración también quiero pedirte por la felicidad, la prosperidad y la salud de mi familia. Por favor mira nuestras vidas y nuestras necesidades, escucha nuestras suplicas y no nos desampares. Por favor derrama tu amor sobre nuestro hogar y nuestro ser, ayúdanos a crecer y permite que cada nuevo día sea mejor que el anterior.

Por favor, sé nuestro refugio en los peligros y nuestra defensa segura ante todos los males. Defiéndenos de las envidias, de las injusticias y del enemigo mal intencionado y cuando nuestras fuerzas parezcan diezmarse, sé nuestro rebosante remanso de agua fresca y revitalizante.

Señor, es un nuevo día y yo despierto lleno de fe y alegría, pues Tú me has dado un nuevo soplo de vida. Te pido que seas Tú colmando mi jornada de bendiciones y permite que cada decisión que tome esté llena de tu amor y tu sabiduría, Amén.


Hacer esta oración con devoción y esperanza, te permitirá a cercarte a Dios para darle gracias por todo lo que ha hecho en tu vida y poner este nuevo día, tus actividades y anhelos en sus manos. Confía, Dios te ama y Él será colmando tu vida de prosperidad y alegría.


Levanta tu mira al cielo, entrega tus planes y actividades a Dios y Él te ayudará a vivir este nuevo día de la mejor manera posible, pues su amor por ti es infinito.