Oración para el viernes 3 de noviembre.

Amado Dios, hoy me acerco hasta ti a darte gracias por velar mi sueño y regalarme un nuevo día. Gracias Señor por permitirme ver los rayos del sol y sentir el rocío y la frescura de esta encantadora mañana. Gracias porque Tú eres un Dios maravilloso y me has regalado un hogar y una bella familia.





Señor, hoy afirmo lleno esperanza que todo nuestro ser, nuestra casa y lo que con bondad nos has dado estará bajo tu cuidado y pongo mi vida y la vida de mi familia en tus manos. Por favor bendícenos y haz que nunca nos falte la salud, el alimento, el amor, la paz y tu guía.

Acompáñanos a lo largo de la jornada y por favor danos la sabiduría y la valentía para continuar por encima de cualquier oposición y en tu nombre alcanzar la victoria.

Te pido que ilumines nuestra senda para que cada labor que hagamos en este día esté bien hecha y nunca te apartes de nuestro lado, pues si Tú estás con nosotros, de absolutamente nada habremos de temer.

Danos la dicha de alcanzar nuestras metas y grandes anhelos y si en algún momento cayéramos, te pido que nos tomes de la mano, nos ayudes a poner en pie y nos des la fuerza para seguir luchando en contra de las personas y las circunstancias que nos quieren afectar.

Señor, te pido que en este nuevo día me ayudes a tener pensamientos de amor y palabras justas y de bondad. Hoy solo quiero hacer tu voluntad y quiero que aquellos que se acerquen a mi puedan sentir tu magnifica presencia.

Padre celestial, En este día que me obsequias, quiero confiar firmemente, servir desinteresadamente y esperar con fe, pues te amo con todo corazón y mi vida y mis sueños están en tus manos, Amén.


Hacer esta oración con ilusión, gratitud y fe, te permitirá acercarte a Dios, darle gracias por las bendiciones con las que Él colma tu vida y pedirle que sea bendiciéndote a ti y a tu familia a lo largo de este nuevo día. Confía, Dios te ama.


Vive con entusiasmo y alegría, pues Dios ha escuchado tu oración el Él te concederá las peticiones de tu corazón.