Oración para el viernes 1 de diciembre.

Amado Dios, hoy me presento ante Ti, para darte gracias por toda tu bondad y tu inmenso amor. Gracias Señor por permitirme abrir mis ojos a diciembre, mes de dicha, recogimiento, generosidad y reflexión.




En este mes revivimos la llegada de Jesús al mundo, quien nació en un pesebre para ser la luz de la humanidad y para redimir nuestros pecados. Permite amado Dios, que en este mes, el amor, la felicidad, el entendimiento y la armonía también nazca en nuestros corazones.

Señor, Tú mejor que nadie conoces mi vida, mis preocupaciones, mis grandes anhelos y también mis grandes temores. Te pido que en este nuevo mes seas mi amorosa guía y compañía. Por favor cúbreme con tu manto de luz y esperanza, tómame de la mano y guía cada uno de mis pasos. Permíteme avanzar por sendas de éxito, aleja mi vida de todo mal y peligro y por favor consuela mis tristezas.

Yo confío en Ti, pues siento tu gloriosa presencia en mi vida y por esta razón pongo en tus manos todo aquello que me entristece o me preocupa. Pues sé que Tú eres mi amigo bondadoso que me ayuda y me salva, y también sé que en Ti, todas mis suplicas y clamores encontrarán una respuesta.

Te pido por mi vida y por mi familia, por favor llena con tu amor nuestros corazones. Danos un amor y una fe capaz de superar todas las crisis y un perdón capaz de olvidar cualquier ofensa. Permítenos estar unidos para superar cualquier obstáculo y una fe capaz de dominar cualquier temor.

Amado Dios, te suplico que en este mes de diciembre tu luz brille en mi vida y en mi familia, permítenos la dicha de celebrar y vivir este mes con alegría y optimismo por al año que está por llegar, y que en tu nombre todos nuestros propósitos se hagan una dulce realidad, Amén.


Hacer esta oración con entusiasmo, fe y gratitud te permitirá acercarte a Dios para pedirle que sea Él protegiendo y bendiciendo tu vida y la vida de tu familia durante este mes de diciembre, mes de amor, recogimiento e ilusión.


Confía, Dios te ama, Él siempre escucha tus oraciones y en sus manos están las respuestas a tus más grandes anhelos. Te deseamos un mes de reencuentros, paz y bendición.