Hermosa oración para el lunes 14 de agosto.

Amado Dios, hoy me presento ante Ti con un corazón que desborda de dicha, a darte gracias por el maravilloso regalo de la vida. Qué hermoso es poder despertar a tu creación, abrir los ojos al mundo y empezar a vivir esta nueva semana con fe y alegría.




Gracias amado Dios por cada una de las bendiciones que has puesto en mi camino, por mi hogar, por la hermosa familia que me has dado y los generosos amigos que me has enviado.

Gracias por cada una de las situaciones que he atravesado en mi vida, gracias por las alegrías que me han emocionado y gracias también por aquellas pruebas que al principio causan tristeza, pero que al pasar los días, se convierten en grandes bendiciones.

Padre celestial, tus planes son perfectos y sé que si Tú estás al lado mío nunca nada habrá de faltarme.

Señor, Tú mejor que nadie sabes lo que vivo, conoces mis preocupaciones, lo que siento, lo que sueño, lo que temo y también lo que me hace falta. En esta nueva semana por favor acércate a mi vida, dame tu amor, tu sabiduría, guíame por caminos de triunfo y ayúdame a confiar. En tus manos pongo todos mis planes y anhelos.

Te pido también, amoroso redentor, que veas mi vida y la vida de mi familia, que nos cobijes con tu hermoso manto de luz y de paz y que nos protejas de todo mal y peligro.

Aleja el enemigo malvado de nuestras vidas, protégenos de las envidias y de toda mala intención. Nuestra fe y nuestra esperanza están puestas en Ti, pues si Tú amado Señor está con nosotros, nadie podrá estar en nuestra contra.

Señor, pongo en tu presencia esta semana que apenas empieza, por favor concédeme mucha fe y fortaleza y que durante cada día se haga tu perfecta voluntad, Amén.


Hacer esta oración con fe, esperanza y alegría te permitirá acercarte a Dios para poner en sus manos tu vida y tus actividades durante esta nueva semana que apenas empieza. Confía, Dios te ama y el será protegiendo y guiando tus pasos y los pasos de las personas que amas.


Levántate con fe y vive esta nueva semana con entusiasmo pues Dios está contigo y tu trabajo de hoy será tu abundante cosecha del mañana.