Oración para el miércoles 23 de mayo.

Amado Dios, hoy me presento ante Ti, lleno de fe e ilusión a darte GRACIAS; gracias Señor por el sol que brilla anunciando un nuevo día, por el don de la salud, por mi familia, por nuestro hogar, por los alimentos que pones en nuestra mesa y por todos los maravillosos regalos que cada día recibimos de Ti.




Señor, hoy quiero poner en tus manos mi trabajo, en tu sabiduría mi camino y en tu amor mi vida y la vida de todas las personas que amo.

Por favor permanece siempre a nuestro lado y permítenos la gracia de alcanzar todo aquello que nos propongamos. Padre, yo confío en tus promesas, te venero con todo el corazón y sé que para Ti no existen imposibles.

Te pido que me ilumines con tu hermosa luz, que me tomes de la mano y que seas Tú conmigo acompañándome en cada una de las actividades que yo realice este nuevo día. Hoy solo miraré al mundo con ojos llenos de esperanza y alegría, viviré con mucha fe y con la certeza de que a cada instante Tú estás a mi lado, librándome de todo mal y peligro.

Por mi parte, yo daré lo mejor de mí, trabajaré con amor y con una voluntad infatigable, pero al mismo tiempo, pondré todo en tus manos. Y sé, que aunque se presenten fuertes tormentas y tempestades, nunca debo rendirme, porque los milagros siempre llegan a aquellos que creen y se comprometen.

Amado Dios, Tú mejor que nadie conoces mis anhelos, mis alegrías y también mis batallas. Por eso elevo una oración ante Ti, para pedirte que seas guiando mis pasos y los pasos de mis seres queridos. Confiamos en Ti y en tus maravillosos designios y sabemos que Tú serás colmando nuestras vidas de dicha, prosperidad y hermosas bendiciones, Amén.


Hacer esta oración con esperanza y fe te permitirá acercarte a Dios en la mañana para poner el nuevo día en sus manos y pedirle que sea Él orientando con amor tu vida y la vida de tu familia. Confía, todo lo que se eleva al cielo en forma de oración regresa a tu vida en forma de maravillosa bendición.


Vive este nuevo día con esperanza y regocijo pues la oración tiene el poder de cambiar las dudas por hermosas certezas y los problemas en bendiciones.