Hermosa oración para el martes 12 de septiembre.

Amado Dios, hoy me acerco hasta Ti, lleno de alegría y optimismo a darte gracias porque me permites despertar a un nuevo día y seguir avanzando en el camino que me llevará a alcanzar mis sueños.




Padre, te agradezco por tu amor y protección, por tu maravillosa bondad y porque siempre escuchas y atiendes mis suplicas. Qué bello es despertar cada mañana con la certeza que Tú me cuidas y me tomas de la mano, llevándome siempre por hermosos caminos de éxito y bendición.

Señor, en este nuevo día pongo en tus manos a mi familia y a todas las personas que amo. Por favor danos sabiduría para tomar buenas elecciones, calma en nuestro corazón para vivir en paz y alegría, fortaleza y determinación para poder alcanzar todos nuestros sueños.

Te pido que seas Tú resguardándonos bajo tu hermoso manto de luz y de protección. Amado Dios, nuestra vida, nuestras esperanzas y nuestras ilusiones están en tus manos.

Y si por algún motivo tuviese que enfrentar alguna dificultad, mi fe nunca se extinguirá, pues confío en tu palabra y sé que Tú estás conmigo cuidándome con amor. Tú cada día me das la oportunidad de crecer, ser mejor, servir y construir mis propias victorias.

Padre eterno, te prometo dar lo mejor de mí en esta jornada. Hoy viviré para agradarte y solo quiero hacer tu voluntad, para que aquellos que se acerquen a mi puedan sentir tu presencia.

Dios mío, solo Tú calmas mi ansiedad y sanas las heridas de mi espíritu y me renuevas con tu luz, así como se renuevan los campos en primavera.

Tú señor eres mi verde valle de descanso y mi manantial de agua fresca en medio del calor, Tú me guías, me inspiras y me llenas de paz. Mi vida es perfecta gracias a ti y por eso te amo y seré fiel cada día de mi vida, Amén.


Hacer esta oración con fe y esperanza te permitirá acercarte a Dios para pedirle que sea el guiando tus acciones en este nuevo día. Confía, cuando pones tu día en las manos de Dios, Él pone maravillosas bendiciones en tu camino.


Vive este día con intensidad, emoción y esperanza, pues Dios estará a tu lado brindándote su amor y llevándote por sendas de bien.