Oración para el martes 31 de octubre.

Amado Dios, hoy cuando octubre está a punto de terminar, me presento ante Ti, lleno de ilusión y alegría a darte gracias por el maravilloso milagro de la vida, que es obra de tus manos. Gracias también Señor porque a lo largo de este mes fuiste Tú bendiciéndome, acompañándome, protegiéndome y guiándome por senderos de dicha y bendición.




Te doy gracias por cuidar de mi hogar, de mi familia y de las personas que amo. Qué bello es avanzar por la vida con la confianza que produce ser tu hijo y estar bajo tu divino manto de protección y de amor.

Es posible que en algún momento las cosas no hubiesen resultado tal como me imaginaba, pero Tú siempre estuviste a mi lado iluminando mi camino, llenando mi vida de esperanza y recordándome que tus planes son perfectos y que lo que hoy parece una prueba muy pronto se ha de convertir en mi mayor victoria.

Padre celestial, quiero ofrecerte cada una de mis acciones del día de hoy y desde ahora quiero poner en tus manos el mes de noviembre que está a punto de llegar. Permíteme reconocer que cada nuevo día es un hermoso regalo que llega cargado de oportunidades y dame la sabiduría para aprovechar cada instante.

Por favor recuérdame que la fe y el pensamiento tienen poder y que si siembro mis semillas hoy y las cuido con felicidad y buena actitud, muy pronto habré de tener una hermosa cosecha.

Amado Dios, en tus benditas manos encomiendo mi vida, la vida de mis seres queridos y te pido que nos llenes de tu gozo, de tu paz, de tu amor y de tu misericordia. Por favor, que nunca nos falte el pan de cada día, conviértenos en un instrumento de tu paz y permítenos avanzar por sendas de dicha y prosperidad, porque solo Tú eres grande y solo Tú eres todo poderoso, Amén.


Hacer esta oración con fe y gratitud te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por todo lo vivido y lo aprendido en el mes de Octubre y pedirle que sea Él bendiciéndote en este día que empieza y en el mes que está por llegar. Confía, Dios te ama y llenará tu vida de hermosas bendiciones.


Vive con fe y alegría, pues Dios te ama y Él te cuidará hoy y siempre, pues su bondad es inmensa y sus promesas maravillosas.