Oración por mi familia.

Amado Dios de infinita bondad, hoy vengo ante Ti para darte gracias por la vida, por todas las maravillosas bendiciones con que llenas mis días, por la dicha de tener un hogar donde descansar al final de cada jornada y porque tengo una familia amorosa que amo y que también me llena de amor.




Hoy quiero elevar una oración para pedirte por el sustento y la prosperidad de mi hogar. Amado Dios, cada día podemos sentir tu hermosa presencia en nuestra casa, pues aunque no somos millonarios, siempre hay comida en nuestra mesa, ropa que nos viste y nunca nos ha faltado nada.

Padre celestial, por favor se una luz que nos guíe. Danos de tu fuerza y tu sabiduría para cumplir cada día con nuestras obligaciones de la mejor manera posible y permítenos ganar el pan de nuestra mesa y obtener los recursos para solventar todas nuestras obligaciones y compromisos de manera honrada y digna.

Por favor amado Dios, danos salud, pues ese es el don más preciado. Líbranos de todo mal y llévanos por sendas seguras. Permítenos despertar cada día llenos de alegría y energía para avanzar por el camino de nuestros sueños y más grandes anhelos.



Señor, por favor bendice nuestros trabajos y ayúdanos para que sean mejores en cada nuevo día, aleja todo rastro de deuda, aparta al enemigo malintencionado y protege todas aquellas pertenencias que con tanto esfuerzo hemos adquirido.

Dios mío, por favor visita nuestro hogar y quédate en él, llénalo de dicha, comprensión, amor, esperanza y espíritu sincero de colaboración.

Señor, si Tú habitas con nosotros, de nada habremos de temer, pues Tú presencia aleja el mal y trae consigo todo lo bueno. Confío en tu palabra y confío en tus promesas.

Gracias por escuchar mi oración y gracias porque serás Tú quien llene nuestras vidas de dicha y prosperidad, Amén.


Hacer esta oración con fe y devoción te permitirá acercarte a Dios para poner en sus manos tu hogar y sus necesidades. Confía, Dios es un Dios de amor y de prosperidad y Él siempre velará por ti y por tu familia.




Vive feliz y con confianza, pues Dios escucha tu oración y el será derramando alegría y bendición en tu vida y la vida de tu familia.