Hermosa oración para el viernes 28 de julio.

Amado Dios, ni siquiera puedo imaginar qué sería de mi vida sin todos los regalos que Tú me brindas a diario. Hoy lleno de devoción y alegría quiero darte gracias porque me bendices, me iluminas y me proteges.




Mi vida es plena y dichosa gracias a ti. Cada día que pasa te necesito más junto a mí, por favor nunca te apartes de mi camino.

Señor, te pido que en este nuevo día me regales esperanza para no llenarme de temor en los momentos de dificultad, fe para saber que Tú me proteges aun en medio de la más fuerte de las tormentas y por favor llena mi corazón de tu dicha y de tu paz.

Me encomiendo a ti en esta jornada que estoy a punto de iniciar y en tus manos pongo todas mis acciones, mis pensamientos y mis intenciones. Por favor ilumina con tu luz mi camino, colma mi vida de dicha y bendiciones, lléname de fuerza y ayúdame a alcanzar mis propósitos.

Permite, amado Señor, que cada decisión que yo tome esté llena de tu amor y dame la sabiduría necesaria para aceptar que tus tiempos y tu voluntad es perfecta, que mi deber es entregar cada día lo mejor de mí y que los milagros que espero en mi vida habrán de llegar a su preciso momento.

Amado Dios, creo en ti y en tu bondad sin igual, por eso también acepto y confío en los planes que tienes para mi vida, y aunque a veces no los pueda comprender, nunca desesperaré porque sé que contigo a mi lado toda ha de salir bien.

Gracias por tu amor y porque Tú siempre respondes a mi oración. Sé que hoy y siempre Tú obrarás a mi favor y llenarás mi vida de dicha y prosperidad, Amén.


Hacer esta oración lleno de fe e ilusión te permitirá acercarte a Dios para poner en sus manos tu día, tu vida y tu destino. Confía, Dios escucha tus oraciones y será esa luz que ilumine tu camino y te guíe por sendas de dicha y bendición.


Vive con esperanza y entusiasmo, pues Dios siempre escucha tus oraciones y quienes acuden a Él siempre tienen hermosos motivos para sonreír, aun en medio de las dificultades.