Oración para el miércoles 17 de octubre.

Amado Dios, me acerco hasta Ti en esta mañana, lleno de devoción y respeto, para darte gracias desde lo más profundo de mi corazón, porque Tú eres un Dios bueno y bondadoso que día tras día y de mil maneras demuestra su inmenso amor por mí. Qué bello es poder despertar cada mañana y sentirse rodeado por tus sublimes bendiciones.




He despertado en un hermoso hogar, tengo salud, voluntad para alcanzar mis sueños, siempre hay alimentos en mi mesa e incluso puedo compartirlos con los demás, Tú me das amor e iluminas mi camino con tu hermosa luz.

Mi vida es maravillosa gracias a Ti Señor, por favor nunca te separes de mi lado pues cada día que pasa necesito más de tu presencia.

Hoy saldré a vivir mi vida y cumplir con mis obligaciones, feliz, confiado y lleno de ilusión, pues sé que Tú avanzas a mi vera y si Tú estás conmigo, nunca nada habré de temer. Por favor, sigue colmando mi vida de bendiciones y llena mis días de alegría, paciencia, bondad y prosperidad.

Te pido Señor, que mires mi cotidianidad y mis necesidades y si es tu voluntad por favor concédeme los milagros por los cuales te he clamado. Mi esperanza está puesta en tus manos, pues confío en tus promesas.

Por favor guía mis pasos en este nuevo día, aconséjame para tomar buenas decisiones, permíteme ser un instrumento de tu amor y de tu obra, dame humildad en el triunfo, valor y dignidad en la derrota y fe para saber que siempre habrá un mañana y que detrás de lo que hoy parece una prueba se esconden maravillosas bendiciones.

Termino esta oración lleno de alegría y esperanza, porque sé que Tú escuchas mis clamores y que muy pronto mis ojos verán aquello por lo que tanto he pedido.

Te ofrezco mi vida, mis pensamientos y mis acciones, por favor protégeme de toda envidia y líbrame de todo mal, Amén.


Hacer esta oración con mucha fe y esperanza te permitirá acercarte a Dios para pedirle que te siga bendiciendo y protegiendo en este nuevo día, que te tome en sus manos y que siempre ilumine tu camino. Confía, Dios manifestará su obra en tu vida.


Vive este nuevo día con esperanza y alegría, pues Dios siempre escucha tu oración y Él te responderá con hermosos hechos y bendiciones, Amén.