Oración por la salud y el bienestar de mis padres.

Amado Dios, hoy me presento ante Ti, con un corazón que desborda gratitud, a darte las gracias por mis maravillosos padres, pues en ellos siempre encontré abrazos llenos de bondad, palabras llenas de experiencia y sabiduría y fue con ellos que aprendí el significado del amor puro y desinteresado.




Señor, hoy elevo esta oración para pedirte que cuides de mis padres, pues ellos siempre necesitan de Ti. Te pido que seas como agua fresca de renuevo para sus vidas, por favor reestablece sus cuerpos, cólmalos de salud y permíteles vivir largos años entre nosotros.

Dales fortaleza de espíritu y cólmalos con tu gracia y bendición, para que así, ellos puedan seguir compartiendo en nuestras familias por muchos años más.

Y sin importar su edad, por favor bríndales momentos de dicha y felicidad, sana las heridas que los años hayan podido causar en su espíritu y su corazón, por favor amado Dios, escucha sus oraciones.




Te pido también, amado Dios, que a mí y a mi familia nos sirvas la gracia de un corazón agradecido que pueda amarlos sin límite, de tener paciencia para entender sus pedidos y afanes y que nuestras manos sean su sostén y también su abrigo.

Ayúdalos a que nunca sientan soledad en su alma, y si por algún motivo no pudiésemos estar físicamente con ellos, haz que la llama de nuestro amor sea tan intensa y tan honesta que la puedan sentir, aun estando en la distancia.

Por favor Señor, cobija a mis padres con tu manto de amor y bondad y hazlos sentir dichosos, enérgicos y llenos de Ti. Y a nosotros cólmanos de vida, amor y bondad para poder retribuirles desde lo más profundo de nuestra alma todos esos momentos maravillosos que han dejado grabados en nuestro ser, como huella indisoluble que permanecerá con nosotros para siempre, Amén.


Hacer está oración desde lo más profundo de tu corazón, te permitirá acercarte a Dios para pedirle que cuide, bendiga y proteja a tus padres y que sea Él con ellos, colmándolos de dicha, salud y bienestar.




Confía, Dios es bueno y bondadoso, siempre escucha tus oraciones y responde con amor y realidades a todos aquellos que con fe se acercan a Él.