Oración de bendición para mi familia.

Amado Dios, hoy me presento ante Ti, con mi alma desbordante de dicha y gratitud. Eres un Dios bueno y amoroso, que día tras día llena mi vida de hermosas bendiciones. Gracias por el maravilloso regalo de la vida, por mi hogar, por los alimentos que pones en mi mesa, pero sobretodo, gracias por la vida de mi familia y por la enorme dicha de verlos despertar cada mañana salvos y felices.




Cada día que pasa necesitamos más de tu presencia en nuestras vidas, por eso hoy ponemos en tus manos nuestros sueños, nuestras labores, nuestras jornadas, también nuestros problemas y nuestras necesidades.

Ilumínanos con tu sabiduría, cúbrenos con tu presencia, tómanos de la mano y guíanos por caminos de seguridad y bendición, pues si tú estás con nosotros, nadie ha de estar en contra, pues Tú Señor eres certeza y verdad.



Ayúdanos a ganar el sustento de nuestro hogar de manera honrada y digna. Bendice nuestros trabajos y permite que nunca falte el pan en nuestra mesa. Por favor aleja toda enfermedad, entra en nuestro hogar y danos una solución para cada problema, una luz en cada sombra, alivio para todas las penas y un hermoso plan para cada nuevo día. Por favor Señor, que tu bendición nunca nos falte.

Y si en algún momento tuviésemos que atravesar por alguna prueba difícil, ayúdanos a salir adelante, en tu amor y llenos de fe, y permítenos comprender las pruebas son la base de las grandes bendiciones.

Amado Dios, hoy lleno de fe y seguro que mi oración será escuchada, encomiendo en tus manos a todas las personas que amo, todo lo que necesitamos y todo lo que anhelamos. Porque eres un Dios bueno y misericordioso y porque confío en tus maravillosos planes: Que se haga siempre tu voluntad en nuestras vidas, Amén.


Hacer esta oración con fe y un amor lleno de amor y esperanza, te permitirá acercarte a Dios para poner en sus manos tu vida y la vida de tu familia, pedirle que sea su guardián y protector y que llene sus días de dicha, bendiciones y prosperidad.




Confía, pues Dios te ama y Él siempre escucha tus peticiones y te responde de maravillosas maneras.