Lee esto cuando estés decaído.

Amado Dios, hoy me presento con humildad ante Ti, seguro que mi suplica será escuchada pues Tú eres el camino, Tú eres la verdad y solo Tú eres alegría. Discúlpame por estar decaído aun cuando me das cada día miles de razones para sonreír.