Oración para dar gracias a Dios por el mes que termina.

Amado Dios, un nuevo mes está llegando a su fin y yo me presento ante Ti en esta noche para agradecer por el maravilloso regalo de la vida, por todo tu amor y toda tu bondad.




Gracias por cada una de las bendiciones que me otorgaste en este mes de septiembre y ante todo, gracias porque cerraré mis ojos confiado en que Tú cuidarás mi sueño y mañana me regalarás otro placido despertar.

Y Aunque haya algún problema que me inquiete, dormiré tranquilo y pensando en que para Ti no existen imposibles, pues solo Tú, amado Señor, tienes el poder de cambiar cualquier situación.

Padre santo, te pido que esta noche entres en mi hogar y protejas mi sueño y el de todos mis seres queridos. Otórganos un descanso reparador y permite que nuestros cuerpos y almas se reconforten.

Por favor aleja de nuestras vidas todo dolor y toda angustia y cólmanos de amor, entendimiento, salud y vitalidad.

También quiero poner en tus manos todos mis planes para el nuevo mes de octubre, por favor ayúdame a cada momento y otórgame la sabiduría y la fuerza para poder realizarlos. Te pido que seas Tú guiando mis pasos, pues solo a través de Ti alcanzaré la dicha que tanto anhelo.

Dormiré dichoso, pues esta noche esta bendecida en tu nombre. Tú eres bueno y noble y sé que quien a Ti se acerca en oración, siempre encuentra respuesta a sus suplicas.

Mañana en la mañana, con los primeros rayos del sol, despertaré feliz y lleno de ilusión, a darte la gracias por un nuevo mes, que sin duda estará lleno de regalos y amorosas bendiciones.

Gracias por escuchar la oración de tu hijo, que solo en Ti encuentra certezas y refugio seguro. Por siempre están en Ti mi vida, mi esperanza y cada una de mis victorias, Amén.


Hacer esta oración con fe y alegría te permitirá acercarte a Dios para darle gracias por todas las bendiciones que te brinda y poner en sus manos tu descanso y tus planes para el nuevo mes que está por llegar. Confía, Él te ama y cumplirá su palabra en tu vida.


Vive con esperanza y sé feliz, pues Dios siempre escucha tus oraciones y en octubre Él será colmándote de paz, dicha y prosperidad.