Amado Dios, ayúdame a pagar mis deudas.

Amado Dios, hoy me dirijo a Ti, en medio de algunas dificultades, pero confiado en que mi oración encontrará respuesta. Me encuentro apurado por las deudas y falta de dinero, por favor muéstrame el camino para salir adelante y vivir días de más calma y prosperidad.




Padre, necesito que derrames tus bendiciones sobre mí, pues las deudas y préstamos sin pagar están atormentando mis días. Amado Dios, por favor extiéndeme la mano en estos momentos de apuros, pues Tú eres el dueño de la felicidad y abundancia.

Señor, por favor entrégame la dicha de ser próspero y destierra de mi camino todo rastro de deuda, bancarrota y embargo. Te pido me brindes los recursos necesarios, para poder saldar las deudas que tengo; Tú conoces señor las personas que de buen corazón me extendieron la mano, y me apoyaron con un préstamo, permíteme no defraudarles.

Ayúdame a solucionar mi situación económica por la que atravieso, en la cual solo Tú puedes dictaminar un cambio sustancial. Reconozco que yo solo no puedo con mis problemas, necesito seas Tú acompañándome y guiándome, te suplico me des la sabiduría para saber actuar con inteligencia.



Amado Dios, ilumíname para tomar las decisiones correctas, con las que pueda acabar con esta situación de una vez, pues de esto depende mi bienestar y el de la maravillosa familia que Tú con tanto amor me concediste.

Te agradezco padre, por escuchar atentamente este clamor que nace desde lo más profundo de mi corazón. Te agradezco padre porque ahora sé que caminas a mi vera, y que cada decisión que tome en adelante, será guía por tu inmensa sabiduría, tu bondad y tu mano milagrosa.

Gracias Señor por brindarme tu bendición de prosperidad y bonanza; hoy sé que mis deudas y preocupaciones descansan en ti, porque quien acude a Ti con fe es escuchado y atendido, padre amado, señor de señores. Amen.


Hacer esta oración con fe te permitirá pedirle a Dios que te otorgue paciencia y sabiduría para encontrar la manera de obtener los recursos para poder pagar tus deudas, todo con su amorosa compañía. Esperamos que puedas sentir la obra de esta oración milagrosa en tu vida.




Confía, pues Dios te ama y Él será mostrándote el camino hacia días de paz, alegría y bienestar.